Empresas

Entra en vigor la Ley de Morosidad

Depositphotos_2919117_original

La semana pasada entre en vigencia la nueva Ley de Morosidad, que responde a buena parte de las demandas de autónomos y Pymes, pues llega a modificar los plazos de pago de empresas a proveedores, y en particular a delimitar los tiempos en que la administración pública debe abonar las facturas.

Tras casi tres años de crisis, con los mecanismos de financiación terriblemente acotados, con las pequeñas y medianas empresas agobiadas por la cartera vencida y las facturas por liquidar, llega la Ley de Morosidad que viene a regular el pago a proveedores, estableciendo plazos más breves para el pago efectivo:

60 días para los pagos de empresas a sus proveedores
30 días para las administraciones públicas

El punto malo es que la Ley no será vigente en lo inmediato: se establece un periodo de adaptación de 2 años. Hasta el 2010, las empresas podrán tomarse hasta 85 días para pagar a sus proveedores, y las administraciones públicas, 50 días.

Hay dos gran excepciones: el ramo de la construcción podrá tomarse hasta 120 días para pagar hasta el 31 de diciembre de 2011,  90 días en 2011 y 60 para 2013. Las editoriales no se verán sujetas a plazos específicos.

Fuente: El País