Empresas

Empresas en paraísos fiscales

paraísos fiscales

Los paraísos fiscales son lugares en los que no se pagan impuestos por desarrollar una actividad empresarial, precisamente por ello, son una opción atractiva para muchas empresas.

Lugares como Belice, las Islas Caimán o las Islas Feroe forman parte de los llamados paraísos fiscales, lo cierto es que, si la empresa está legalmente constituida en cualquiera de estos países, y cuenta con una sede en él, con trabajadores, actividad laboral, contables, y todos los elementos que convierten a una empresa en tal, tener la sede fiscal en estos lugares no es un delito.

Sin embargo, cada vez son más las empresas que usan estos lugares para no pagar impuestos en el lugar en el que realmente se tiene el domicilio fiscal, y ello repercute de forma negativa en la Economía nacional.

Aumenta el número de empresas con presencia en paraísos fiscales

Los últimos casos de corrupción en el país no han sido más que el detonante para descubrir la realidad sobre los paraísos fiscales y su relación con las empresas españolas. Según un informe presentado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa, el 94% de las empresas del IBEX tiene presencia en paraísos fiscales, pero el informe va más allá, y es que confirma que, desde 2009 el número de empresas que eluden el pago de impuestos a Hacienda, mediante paraísos fiscales ha aumentado en un 60%.

El funcionamiento de este tipo de evasión es muy sencillo, se constituye una empresa en un país sin impuestos para sociedades y se factura una parte importante del dinero percibido por el ejercicio de la actividad empresarial a través de estas empresas, de forma que el dinero facturado está exento del gravamen de los impuestos de empresa, así como de IVA, ya que las facturas a empresas en el extranjero no se gravan con este impuesto.

Legal, pero negativo para la economía nacional

Los expertos señalan que esta práctica no solo es habitual, sino que también cumple con la legalidad, sin embargo, repercute de forma negativa en la Economía del Estado y, además, se puede convertir en un delito cuando el dinero conseguido en el país se declara como percepción en el extranjero. Por ello, se está analizando la posibilidad de incluir el dinero en paraísos fiscales como parte del dinero de la economía sumergida.

¿Crees que se debería gravar de alguna forma el movimiento de grandes cantidades de dinero a paraísos fiscales como forma de reducir las fugas de dinero?