Economía

Los empresarios y el IVA

IVA

Con las arcas del Estado bajo mínimos, es lógico que desde el Gobierno se piense en la forma de aumentar los ingresos o, por lo menos, en la forma en que estos no disminuyan mientras se supera la recesión.

El IVA es un impuesto obligatorio y que se aplica a todo producto o servicio, se trata de un gravamen con el que el Estado se asegura un porcentaje sobre cualquier transacción económica entre una empresa y un consumidor. El empresario es el encargado de hacer frente a este pago, mediante la correspondiente emisión de una factura y la declaración fiscal, que este debe realizar de forma trimestral.

El IVA se pagará al cobrar la factura

Hasta ahora, para el Estado, la simple emisión de una factura era vinculante a la hora de obligar al empresario a pagar el correspondiente porcentaje de IVA. Esto se traducía en que de todas las facturas que un empresario emitía, tanto aquellas pagadas como las que no lo estaban, se debía pagar el correspondiente IVA al Estado. Para el Estado, esta medida garantizaba, en un principio, una importante remesa de dinero, pero, teniendo en cuenta las dificultades que muchos empresarios tenían a la hora de cobrar facturas, la práctica estaba poniendo en riesgo a muchas empresas que veían como sus mermados ingresos se reducían más al pagar impuestos extra.

En una situación de breve espacio temporal, la situación hubiera podido sostenerse, pero la crisis se está extendiendo más allá de todo pronóstico inicial y, ahora, cinco años después de que todo empezara a ir mal, muchos empresarios se encuentran con facturas de hace años, aun sin pagar, y que probablemente nunca se paguen.

¿Puede un empresario hacer frente a los gastos de su empresa, a la bajada del consumo y, además, hacerse cargo de IVA que no ha cobrado? No, es la respuesta que, por fin, ha dado el Ejecutivo. Un nuevo paquete de medidas para empresarios han sido la fórmula con la que se pretende mejorar la economía y ayudar a que emprender sea más fácil, pero también para ayudar a que empresas ya creadas puedan mantener su posición, y precisamente en ese sentido, entre las nuevas medidas, se incluye una que modifica el momento en el que se paga en IVA. El IVA se pagará en el momento en el que se cobre la factura.

Reducir la deuda

La nueva medida parece ser la solución para la reducción de deuda de las empresas, que lo sea de forma efectiva, se verá con el tiempo, pero, por lo menos, parece la mejor apuesta para reducir la destrucción de empleo y el cierre de empresas que hace años eran sólidas.

¿Qué os parece el nuevo paquete de medidas para emprendedores?