Empresas

Emprendedores contra Funcionarios

People Isometric

En su columna en Cotizalia, Marc Vidal se da tiempo para reflexionar sobre dos figuras que, en los tiempos de Crisis y paro que vivimos, se han convertido en antagonistas: el empleado público y el autónomo, el funcionario y el emprendedor. Vidal ve una contraposición entre los cada vez más escaso emprendedores y el “cuerpo funcionarial (que) está sobredimensionado y no responde a los estándares de calidad y eficiencia que se requiere”. De hecho, Vidal señala que ante un aumento de las plazas públicas, en contra del descenso que vivimos del empleo privado, Hoy en día, “ser funcionario es el objetivo laboral de toda una generación”. Ante la posibilidad de asegurar un sueldo fijo y una plaza a futuro, “la vocación es un valor secundario”. Cada vez hay más funcionarios, y cada vez hay menos emprendedores que siguen la intuición nacida de una pasión irrevocable. El empleo público como un valor de seguridad laboral es, además, una falacia que no se podrá mantener por mucho tiempo: la recaudación por impuestos baja ante el parón de la actividad productiva, y un primer atisbo de alarma se revela ante el recorte a los sueldos públicos. La contratación de funcionarios maquilla las cifras del paro, pero sólo es una ilusión. Continúa | Emprendedores contra Funcionarios (II) .