Vivienda

El Supremo anula un contrato de compraventa de una vivienda por no tener vistas al mar

El Supremo anula un contrato de compraventa de una vivienda por no tener vistas al mar

El Tribunal Supremo anula un recurso de casación interpuesto por una promotora contra una sentencia dictada por la Audiencia de Málaga el pasado junio del año 2007.

Dicha sentencia daba la razón a los compradores en el recurso presentado contra la sentencia del juzgado de Estepona en 2006 que había absuelto a la parte demandada.

La sentencia dicta la resolución del contrato de compraventa firmado por la pareja compradora y la promotora Erasur S.L. en el año 2003 por la adquisición de una vivienda, trastero y dos plazas de aparcamiento. La empresa citada deberá devolver a la pareja 205.368,09 euros con los intereses correspondientes.

La sentencia se fundamente en que en los folletos de la promoción de viviendas se hablaba de viviendas con vistas al mar y a la montaña y considera que “constituye una auténtica oferta publicitaria” ya que se trata de una información que contiene datos objetivos, referidos a características relevantes.

Destaca que la vivienda se adquirió sobre plano y la pareja no pudo contrastar lo que los folletos publicitaban y el hecho de tener vistas al mar y montaña fue decisivo a la hora de adquirir el inmueble por parte de la parte compradora.

La promotora sostuvo en todo el proceso que no existía engaño en la publicidad ya que las vistas al campo de golf, montaña y mar se referían al conjunto residencial en su conjunto y no en particular vivienda por vivienda.