Euríbor

El ‘stock’ acumulado será un lastre para la recuperación económica

desempleo

El director de los Servicios de Banca Hipotecaria del BBVA, Rafael Sanz, ha señalado que mantener el stock de viviendas que actualmente existe en España es “un lastre” para la recuperación del mercado inmobiliario. Por lo que ha demandado ayudas “directas” y “urgentes” para fomentar la compra de inmuebles ya construidos y que permanecen sin vender en nuestro país.

Así lo puso de manifiesto en una rueda de prensa que ofreció en Santander, en la que estuvo acompañado por el director del Servicio de Estudios del Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España, Juan José Pretel, y el letrado jefe de la Asesoría Jurídica de Cajasol, Joaquín Noval. Todos ellos participan en un encuentro sobre ‘Protección jurídica de adquirientes de viviendas’ que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

Las medidas puestas en marcha hasta ahora por el Ejecutivo central, que como Sanz señaló consisten fundamentalmente en facilitar el pago de los préstamos y contribuir a “aliviar” la situación de quienes ya habían comprado viviendas, “no están mal” pero, a su juicio, “son insuficientes” y lo que deberían hacer es “facilitar” también la compra de viviendas. Por lo que el director de Sevicios de Banca Hipotecaria BBVA instó a las administraciones y poderes públicos a ser “imaginativos” y dar ayudas a la compraventa de inmuebles de la fomra “más amplia posible”.

La demanda se ha retraído según Sanz por múltiples motivos, entre los que citó las dificultades para obtener financiación o el hecho de que las viviendas continúen siendo “caras” dado que los promotores no han bajado “de verdad” el precio ajustándolo a la situación del mercado.

Por todo ello reclamó medidas de ayuda a la compraventa como también la reducción de impuestos, sobre todo fiscales. En este sentido, señaló que el coste del registro o incluso del notario en España es “extraordinariamente bajo” en relación al coste total de una operación de compraventa. Así, “la mayor parte del pastel” reside en los costes fiscales, como el IVA, aspectos que consideró que se deberían abaratar.

Sanz alertó de que bien dando ayudas o dejando de recaudar impuestos al final “se resienten” las arcas públicas, tanto las del Estado como las de las comunidades, lo que se sumaría al endeudamiento actual. A este respecto indicó que las regiones han bajado su recaudación por actos jurídicos documentados y patrimonio una media de un 25 por ciento: “Hay menos operaciones y están recaudando menos”, además indicó que hay que saber “cuadrar los balances de las administraciones públicas”.

“Círculo vicioso”
En cuanto al “círculo vicioso” que existe ahora -generado porque no se compran viviendas y los constructores no pueden hacer frente a la financiación y acabar la promoción-, según Rafael Sanz, se solucionará a medida que “desaparezca” el stock de viviendas actual. Además, a esta situación, se suma el problema de avales integrados a cuenta, asunto sobre el que, según Noval, se están produciendo un “aluvión” de reclamaciones por parte de dos tipos de compradores: lo que no encuentran financiación o no son capaces de afrontarla, y “pequeños inversores” que “habían proliferado al calor del ‘boom’ del ladrillo” con fines “especulativos” y que “ahora pretenden dar marcha atrás”.

Pretel, por su parte, se refirió a la protección jurídica de los compradores frente a los derribos y recordó que debe existir una licencia de vivienda y una autorización técnica para que la vivienda esté inscrita en el Registro de la Propiedad, así como la creación de una seguro del edificio por diez años. Todos estos requisitos confieren al comprador protección, que es lo “principal” para evitar cualquier tipo de indefensión. No obstante, señaló que ante la declaración de nulidad de una vivienda  hay que reaccionar “pronto” para que el mal sea “menor”. También dijo que se puede exigir indemnización a la administración, además de al promotor, si ha habido algún tipo de ilegalidad por su parte.