EconomíaFinanzas

El riesgo de los adelantos en efectivo

Spending money

Una de las opciones que los bancos presentan a sus clientes, como formas de financiación, son los llamados adelantos en efectivo. Se trata, en el fondo, de préstamos personales, y al solicitarlos y utilizarles, es necesario tomar todas las precauciones que se tienen con otro tipo de financiación bancaria.

Los adelantos en efectivo suelen tomarse sobre la nómina (“nóminas por adelantado”) o sobre el saldo de la tarjeta de crédito. Su ventaja es que se trata de una financiación rápida, que no requiere de investigación, y el capital se recibe de inmediato.

Esta rapidez puede crear la falsa ilusión de que el efectivo entregado no tiene un costo, pero no es así.

Si el préstamo proviene de la tarjeta de crédito, paga los mismos intereses que las compras, con lo que se trata de un dinero que devolveremos con un extra, en forma de intereses.

Si el préstamo proviene de un adelanto de nómina, hay que revisar antes de solicitarlo, que cuánto interés se cobra sobre el capital, y cuál es el porcentaje a pagar en forma de comisiones.