Vivienda

El precio mínimo para vender

Three Signs In Fists Saying Buy, Sell and Wait

Cuando tenemos un piso o casa a la venta, fijar el precio es uno de los pasos más complicados. En general es el punto donde más errores se cometen, sobretodo si la venta la está haciendo un particular y donde más caro se pagan esos errores. Porque si pedimos un precio superior al de mercado (el precio de mercado no es el que figura en los avisos, es el de las escrituras, es el valor real de venta) lo más probable es que no solo no vendamos, sino que espantemos a los muy pocos compradores que hay. Volver a atraer compradores es muy difícil y tendremos además el mal cartel de esta en el mercado por muchos meses.

Nos fijamos un precio, tal vez pedimos un poco, muy poco más para poder negociar y listo. Pero no es ese el único precio importante, ya que el precio mínimo es clave. Esto es saber de antemano hasta cuanto estamos dispuestos a bajar el precio.

Depende mucho de la necesidad de venta. Pero hay algo que es muy claro, vender por debajo del precio que se ha comprado es algo que hoy día no solo es muy común, sino que en algunos casos es hasta la mejor solución.

El punto clave a tener en cuenta para fijar el valor mínimo de venta es el saldo que tenemos con el banco. El banco no nos dejará vender por debajo de ese límite, salvo que se le pague con ahorros que tenemos por otra parte. Son situaciones muy complejas que hay que hablar en el banco, pero el límite es ese.