Economía

El plan austero de Portugal: los funcionarios pagan el pato

Isometric portugal crisis

Portugal ya ha presentado su plan para tener a Europa contenta, un plan cuyo objetivo principal es ajustar el elevado déficit del estado, situado actualmente en el 6,6% del Producto Interior Bruto (PIB). Austeridad y recortes son los dos términos que resumen mejor la hoja de ruta que ha elaborado el gobierno luso capitaneado por el primer ministro conservador Pedro Passos Coelho.

Este plan incluye, entre otras medidas, el despido de 30.000 empleados públicos (de un total de medio millón de funcionarios que tiene Portugal), así como una ampliación de los horarios laborales de los mismos, que pasarán de 35 a 40 horas semanales (equiparándose así a la empresa privada). Con estas dos medidas el ejecutivo luso busca aligerar la administración pública y hacerla más sostenible y productiva. Sin embargo, queda pendiente una idea más clara de cómo será la reforma estructural del Estado que Passos Coelho anunció que llevaría a cabo para combatir el déficit público.

Otra medida que dará mucho de lo que hablar es el retraso en la edad de jubilación, que pasará de los 65 a los 66. Los portugueses podrán seguir jubilándose a los 65, aunque ello conllevará una penalización.

Sobre estas medidas ya se ha pronunciado el primer ministro de Luxemburgo y ex presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, que no ha dudado en tachar de “inaceptable” las presiones de Alemania y Finlandia hacia países como Portugual. Así lo ha dicho en la Universidad de Oporto, donde Juncker ha sido investido Honoris Causa, y ha añadido que salvar a Europa no pasa por condenar a los países meridionales – en referencia a la obsesión del norte de Europa con los objetivos de déficit.

¿Tiene Rajoy un paquete de medidas similar guardado en la manga?