Economía

El pataleo de Alemania

Spain and Germany

Ayer publicaba la Comisión Europea unas recomendaciones para que los países miembros lucharan contra la crisis económica que sobrevuela el viejo continente. Además, el organismo europeo concedió a España dos años más para que cumpliera con los objetivos de déficit. Suponemos que esto no fue una concesión gratuita, pero seguramente no hubo otro remedio, y es que el Gobierno está fracasando estrepitosamente en la reducción del déficit público.

En cualquier caso, Alemania hoy ha demostrado otra vez más que uno puede romper la lógica más aplastante en cuestión de segundos. El caso es que el ministro de economía, Philipp Rössler, ha advertido a España que las recomendaciones de Bruselas son de cumplimiento obligatorio. Claro que si Bruselas hubiese querido que sus ideas fueran forzosas, no las habría llamado obligaciones, pero Alemania parece querer asumir el rol dominante de la zona euro.

Las palabras de Rössler se entienden como un pequeño pataleo puesto que Bruselas en cierto modo da un espaldarazo a la obsesión alemana con el déficit de países como España. Alemania no sólo se ha querido dirigir a España, sino que ha aprovechado las declaraciones para asegurar que el gobierno germano no cesa en su intento de mejorar la competitividad del denominado por muchos como “motor de Europa”. ¿Cómo? Bajando impuestos y abaratando el precio de la energía.