Empresas

“El Padrino” nos enseña a hacer negocios

Depositphotos_30892617_m

En la película “The Godfather” (1972) hay una serie de valiosas enseñanzas sobre el arte de hacer negocios. No se trata de colocar una cabeza de caballo en la cama de los clientes renuentes, sino de aprender la minuciosa técnica de realizar ofertas que no se pueden rechazar

“Una oferta”. Cada vez que el Padrino se ve en problemas ante un socio o competidor renuente, asegura que le hará “una oferta que no podrá rechazar”. Esto puede entenderse de varias maneras, pero en esencia se trata de ofrecer un producto o un servicio a través de un trato personalizado, directo, sin intermediarios, cuando el negocio está en juego.

No confíes en nadie. Corleone suele decir a su hijo Michael que no debe confiar en nadie, y esto es: en lo que se refiere al trabajo, no puedes permitir que nadie sea quien es, sino quien debe ser dentro de la maquinaria.

La competencia. Dice el Padrino que a los amigos hay que tenerlos cerca, pero que a los enemigos aún más. Cuando se trata de la competencia, hay que ser cercano a ella, pues nos dan una visión del mercado, de las tendencias, de los sitios para hacer negocio.

La paciencia es una virtud. En la segunda parte de la saga, conocemos los humildes orígenes del Padrino, y de cómo pasa de ser un ladronzuelo que no puede alimentar a sus hijos a capo de la mafia italiana en Brooklyn mediante la paciencia: se toma su tiempo para conocer al actual líder, sus virtudes y defectos… y le asesta el golpe que le permite ascender.