Economía

El oro reflota al principios del 2012

Depositphotos_16779699_m

¿En busca de un valor refugio para afrontar estos meses de incertidumbre? Entonces lo mejor es hacer caso de los cursos de economía y apostar por el oro como una inversión que nos permitirá cruzar a salvo estos trimestres de anunciada recesión.

Claro, pero: ¿No era que el oro se venía abajo y ya no podíamos confía en él?

Todo inversor sabe que los valores se mueven en franjas inciertas, y que hay que responder al pulso de los mercados con firmeza y cabeza fría, y dejar las especulaciones para el horóscopo: el oro va a ganar terrenos mientras la economía se sumerge en otra miasma de caída y revalorizaciones negativas.

Aunque el oro ha perdido buena parte de su valor como refugio al mediano plazo, podemos confiar que los seis meses siguientes (en donde la economía de la Eurozona va a sumergirse en una desvalorización del -1% y la española va a rondar un -2%) el oro va comportarse como es usual en estas circunstancias, si bien no con el fuelle de antaño.

De manera que los próximos días (que van a estar plagados de anuncios de más ajustes, menos resultados y en general de menores ingresos) el oro va a moverse cómodamente en una franja que irá de los 1.545 dólares por onza a los 1.570 dólares por onza, previo calentamiento para una carrera escalonada hacia los 1.600 dólares por onza, y señal de que hay que tomar posiciones. Ninguna materia prima va a rendir por enciam de esos niveles.

Hay que confiar en el oro.