Empresas

El Jefe: manual de instrucciones

Los jefes son seres elementales, más inspiracionales que eficientes (recuerda que están ahí para demostrarnos que cualquiera, incluso ellos, pueden llegar a un puesto de mando), y a pesar de su fiereza y autoridad (son quienes nos firman el cheque, ojo), es muy sencillo lidiar con ellos, siempre que se sigan algunas reglas básicas.

Los jefes aman los efectos especiales
Les gusta verte ir y venir con una carpeta en las manos, escribir en pizarras, diseñar gráficos, colocar papel cebollas sobre planos, aunque no sean capaces de precisar si estás trabajando o haciendo el sueco, pero ante todo, les encanta escuchar el ruido de las teclas
httpv://www.youtube.com/watch?v=me0SAtIvadE

Los jefes aman la suspensión de la Ley de Gravedad
Por alguna extraña razón, ha ido pasando de generación en generación de jefes que el hecho de poner los pies en alguna zona alta es lo que separa al superior de la plebe trabajadora. El sitio preferido para hacerlo: un escritorio. Está costumbre, afortunadamente, nos permite eliminar al jefe de manera inmediata y efectiva
httpv://www.youtube.com/watch?v=7Wo-IVDeSL8

Los jefes son animales de costumbres
De manera que sólo tiene que alterar un mínimo patrón del ambiente para desconcertarlos y ganarte una mañana libre. Por ejemplo: haciendo desaparecer una división completa de la compañía…
httpv://www.youtube.com/watch?v=q0XdthbOkMU

Imagen | Erkemao