Finanzas

El G20 en lucha contra los paraísos fiscales

evasión fiscal

La corrupción y los fraudes fiscales son un problema de considerables dimensiones en el mundo. De todos es sabido que prácticas como las sedes de empresas en paraísos fiscales, o las cuentas escondidas de particulares y empresas, son habituales y, lo peor de todo, se escapan del control de los Estados en los que personas y organizaciones viven.

La lucha contra la corrupción y la privacidad de los clientes parece ser, en la actualidad, una de las prioridades del G20, y es que se busca acabar con algunos de los privilegios bancarios de los paraísos fiscales, con el fin de evitar una nueva crisis bancaria.

Reducir la evasión fiscal

El no pago de los impuestos por parte de grandes empresas o de particulares repercute negativamente en la economía de un país, y en esto, todos los países del G20 están de acuerdo. Para acabar por la evasión fiscal y con la fuga de grandes capitales, ya en 2009, después de la crisis bancaria que arrasó la economía mundial, el organismo de los países más poderosos del mundo determinó abogar por la transparencia bancaria, aunque aun existen en el mundo países considerados paraísos fiscales.

Para la octava reunión de G20, acabar con la privacidad de los clientes que disponen de cuenta en paraísos fiscales pretende ser uno de los temas principales a discutir. Según el plan propuesto por los 20 países, para el 2015 será obligatorio que los países den información exacta sobre cuentas y clientes. La OCDE propone un sistema de intercambio de informaciones entre los países como forma de control, y la forma para hacerlo cumplir vendrá como una sanción económica para los países que decidan no acogerse a la medida.

Inspectores de frontera

Está claro que la decisión del G20 para acabar con la corrupción y la evisión fiscal es firme, de hecho, el organismo ha propuesto  la creación de un cuerpo de inspectores de frontera que se encarguen de revisar movimientos no declarados de dinero.

Etiquetas: