Euríbor

El futuro del crédito

El futuro del credito

Una vez anunciadas las medidas de la reforma financiera y de la reforma laboral (con el aumento al IRPF retroactivo a enero de este año), podemos vaticinar cuál será el futuro de la materia más demanda en plena Crisis: el crédito.

El panorama, desde luego, dista de ser halagüeño, y ya podemos sentir los primeros efectos sobre las aspiraciones de financiación de empresas y familias. Para las empresas, se reducen y cancelan las pólizas de financiación. Para las familias, la que parece ser la más aplaudida consecuencia de las reforma financiera (el abaratamiento de la vivienda) sólo les pone ante un bocado de casi imposible acceso, pues el crédito hipotecario no sólo se reducido; además, se ha encarecido.

No hay nada que permita otear un horizonte diferente al que se ha venido viviendo desde 2008, cuando los números en la concesión de crédito empezar a caer en -3,3%. Con variaciones, esa tasa negativa ha llegado al 2011 a un -4,1%. Entre 2010 y 2011 el número de créditos concedidos a empresas cayó en casi un 30%.

Entre familias y empresas, está la voz de la banca, y lo que dice es que el crédito no se reactiva no tanto por una restricción sobre sus activos o por las condiciones imperantes, sino por una falta de “demanda solvente”.

El crédito no sólo es más escaso: también es más caro. Con la subida del Euribor, el diferencial de los créditos hipotecarios pasó a lo largo del 2011 de 1,09 puntos porcentuales a 1,51. Si bien se anuncia un respiro con la bajada del índice.