Euríbor

El euríbor da un leve descanso a su cotización diaria

El euríbor, ha querido dar un alivio hoy a su cotización diaria con una leve bajada hasta el 5,493 por ciento.

Esta bajada ha sido interpretada por algunos expertos como una reacción ante las expectativas de que el Banco Central Europeo (BCE) baje los tipos de interés en los próximos meses, tras mantenerlos en la reunión de ayer en el 4,25 por ciento.

El descenso del indicador se produce después de haber acumulado cinco días consecutivos de cifras récord, que culminaron ayer con el euríbor en el 5,526%. Esta reacción puede significar un respiro en las tensiones del mercado interbancario y apunta a un avance en la disposición de los bancos a prestarse dinero entre sí.

Los expertos estimán que el índice se mantendrá en tasas elevadas hasta que el instituto emisor europeo flexibilice su política monetaria y, según Atlas Capital, si baja el precio del dinero, volverá a “niveles más lógicos” que los actuales.

El BCE decidió mantener los tipos de interés en el 4,25 por ciento a pesar de que la inflación en la zona euro bajó en septiembre dos décimas, hasta el 3,6 por ciento, decisión que, según algunos entendidos en la materia, apunta a la prolongación del estrangulamiento de los mercados de liquidez.

Aún así, Trichet, presidente del BCE, reconoció que la institución ha barajado la posibilidad de flexibilizar su política monetaria y bajar el precio del dinero, lo que podría interpretarse como un mayor enfoque de la institución para hacer frente a la crisis financiera y no solo al control de la inflación.

“Aunque se decía que se daba por descontado que los tipos de interés se iban a quedar tal cual, el mensaje de Trichet parece que ha decepcionado, porque para muchos una bajada del precio del dinero es indispensable para que se recupere la confianza entre los bancos y en las bolsas”, afirmó Celine Giffard desde Selftrade.

Según Morgan Stanley, el BCE desperdició la oportunidad de asumir un papel de liderazgo contra la crisis financiera y económica en Europa y desmarcarse de la Reserva Federal estadounidense (Fed) bajando los tipos de interés, opción que podrían haber imitado otros institutos emisores.

  Europa Press/M.C.J.