Finanzas

El Correo Masivo o Spam Como Estrategia Comercial

Algunas empresas y emprendedores utilizan el correo masivo intrusivo o spam para promocionar sus productos y servicios por medio de internet. Sin embargo algunos estudios demuestran que esta práctica no se materializa en ventas y la imagen de la empresa queda dañada ya que en general a la mayoría de las personas le molesta bastante recibir correo basura o información no solicitada.

La Universidad de California Berkeley y la de San Diego han hecho estudios al respecto en el mercado norteamericano y han logrado establecer que solamente un click cada 12.5 emails de publicidad que son enviados brindan un beneficios directo a quien lo anuncia o envía.

Por medio de un método utilizado para controlar más de un millón de ordenadores en apenas un mes enviando correo basura o spam calcularon que de estos solamente habrían generado 2000 dólares en ganancias.

Esto determina que para las empresas más grandes y aquellas que tienen una imagen para cuidar es mejor no utilizar este tipo de publicidad sin embargo para los emprendedores que quieren dar a conocer sus negocios es sin dudas una alternativa así como también para generar tráfico web en forma rápida.

Pero de todas formas a mediano y largo plazo tampoco es una buena estrategia ya que al hacer spam promocionando un sitio web el servicio de alojamiento seguramente exija no continuar con los envíos masivos so pena de levantar el sitio web y el tráfico podrá tener un incremento en el corto plazo pero en algún momento se termina y si es identificado como sitio spam será banneado por los motores de búsqueda, lo que significa que tu sitio permanecerá en el olvido y sin visitas.

Claro que hay formas de aprovechar el spam ya que si no fuera así no habría tanta gente haciéndolo y ofreciendo en el mercado listas de correos con millones y millones de bases de datos. Pero si ponemos en la balanza los pro y los contra, para quienes se toman en serio los negocios en internet no es una práctica recomendada.

Lo mejor es ir creando nuestras propias listas de correos en base a personas que sí quieran recibir nuestros emails y a ellos sí enviarles información.

fuente: 20minutos | imagen: cosassencillas