Finanzas

El cobro de dividendos se queda sin exenciones en la reforma fiscal

dividendos

La reforma fiscal, ya aprobada, esa de la que hemos hablado tanto tiempo y que ahora ve su final en forma de ley que entrará en vigor el 1 de enero de 2015, va a traer repercusiones mucho más allá de la reducción simple de tramos en el IRPF. De hecho, en el caso de todos aquellos contribuyentes que obtengan dividendos, sean del tipo que sean, notarán que su factura fiscal se incrementa de forma considerable, ya que se elimina del todo la exención que existía hasta la fecha y que deja de estar en vigor el 31 de diciembre de 2014.

En este caso, para los que no estáis demasiado enterados del tema, os recordamos que hasta ahora, los primeros 1500 euros que se obtuviesen por dividendos no tributaban. Es decir, se encontraban exentos independientemente del nivel de renta de la persona que presentaba su declaración anual. Así, si obteníamos más de esa cifra, pagábamos por el resto. Si llegábamos a ella, o no la alcanzábamos del todo, esos rendimientos se quedaban fuera de la renta.

Eso significa que alguien que alcanzase de forma muy justa los 1500 euros por dividendos, verá ahora su factura fiscal incrementada, según el tipo que le corresponda por contribuyente a la hora de echar cuentas con Hacienda. Aquellos que se pasasen de la cifra, lo mismo, aunque en su caso solo notarán que pagan más, ya que anteriormente ya abonaban impuestos por la parte que se pasaba de esa cifra.

Lo cierto es que otros planteamientos en la reforma fiscal se encontraron con mucha oposición y tuvieron que se modificados, como el caso de la exención por las indemnizaciones de despido que se fija ahora en un tope de 180.000 euros. Pero en el caso de los dividendos, la presión ejercida no ha sido suficiente como para hacer cambiar de idea al gobierno, y en ese sentido, el 1 de enero de 2016 comenzaremos a pagar todos por ellos.