EconomíaEmpresas

El BCE estará presente en el banco malo

Depositphotos_2947589_xs

El 1 de diciembre empezará a funcionar el ya conocido (así como por algunos temido) “banco malo“, una sociedad de gestión de los activos tóxicos de las entidades financieras españolas. Debido a que el Gobierno no quiere ser el mayor accionista del banco malo, que se ha bautizado con el nombre de SAREB, es preciso que tanto las entidades financieras que se benefician como capital privado decidan invertir en él. Para ello, Luis de Guindos, el ministro de Economía y Competitividad ha explicado que los inversores institucionales que apuesten por el banco malo solo tendrán que pagar en impuestos un 1% de los beneficios. Esto es, el tipo fiscal de la SAREB será el mismo que el de las SICAVs.

De Guindos dio ayer también algunos más detalles sobre la SABEB – cabe recordar que la información que se transmite acerca de esta sociedad de gestión de activos tóxicos nos llega a los ciudadanos a cuentagotas. Entre los más novedosos, la siguiente declaración en el comunicado del ministerio: “La supervisión e inspección correrá a cargo del Banco de España, que estará reforzado por una Comisión de Seguimiento para garantizar el adecuado cumplimiento de los objetivos de interés público para los que la Sareb está diseñada. En esta comisión se integran representantes del Ministerio de Economía y Competitividad, Hacienda y Administraciones Públicas, Banco de España y Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Podrán incorporarse observadores de carácter permanente como el Banco Central Europeo (BCE)”. De modo que España abre la puerta a que el BCE esté presente en la sareb. ¿Control? ¿Los hombres de negro?