EmpleoEmpresas

El arte de inflar y desinflar el currículo

Con la crisis económica y laboral, los currículos sufren un notable distanciamiento de la realidad. Se estima que un 43 % de los españoles mienten en sus currículos (sea en su puesto anterior, las labores que desempeñaban, los idiomas que hablan y hasta en el colegio del que provienen). El objetivo: alterar su imagen y volverlos más aptos para un puesto determinado.

Desde luego, es una práctica inutil: el 72% de los mentirosos son descubiertos, y la mitad de los entrevistadores los desestimaron para el puesto. Además, cuando lograron su objetivo y consiguieron el trabajo, no lograron permaneces en el más de 3 año. Un currículo inflado, tarde o temprano, se convierte en un empleado infeliz e incapaz.

Casi la mitad de los falsos currículos inflanlas responsabilidades de los puestos anteriores, la quinta parte los estudios y un 7% añaden títulos que no poseen.

Hay aquellos que incluso envían dos versiones de su currículo para intentar ser más aptos para puestos distintos.

Lo alarmannte es que, con la profundización de la crisis, se da un nuevo fenómeno: el 10% de los currículos están desinflados, para que el aspirante no parezca sobrecalificado para un puesto inferior al que tenía antes…

La vida es dura, qué les vamos a decir. Pero, eso sí, lo que NUNCA hay que hacer antes de entregar el currículo, es aspirar:

httpv://www.youtube.com/watch?v=_VtXuPPlpqE

Fuente | El Economista