Euríbor

El 21% de los jóvenes estaría dispuesto a hipotecarse a más de 40 años

euribor_es-emancipacion_jovenes_vivienda-296x2222

Un estudio realizado por la inmobiliaria Zapata de cuyos resultados se hace eco Europa Press, revela que el 15,8 por ciento de los españoles no podrán salir de vacaciones este año debido a la fuerte presión monetaria que ha ejercido su hipoteca en la economía familiar. En esta línea, un 30 por ciento de los encuestados confiesa que el presupuesto del que dispondrán para gastar en las cercanas fechas estivales se reducirá drásticamente en comparación con lo gastado el año pasado.

Según esta encuesta, los jóvenes son “los más afectados” por la crisis, así, el 22 por ciento de las mujeres entre 25 y 34 años califica de “imposible” comprarse una vivienda en los próximos cinco años. Ocho de cada diez jóvenes afirma que desea tener un piso cen propiedad mientras que el 13 por ciento defiende las ventajas de vivir en régimen de alquiler. Asimismo, el 21 por ciento de los encuestados estaría dispuesto a contratar una hipoteca a más de 40 años de plazo, porcentaje que asciende en cinco puntos si le fuera concedido algún tipo de ayuda oficial.

Y, mientras una cuarta parte de los encuestados de entre 30 y 34 años aún viven en el domicilio familiar debido a la actual situación inmobiliaria, el 13 por ciento de las mujeres y el 18 por ciento de los hombres de entre 25 y 29 años que se acaban de emancipar afirman que están estudiando “seriamente” la posibilidad de volver a casa de sus padres.

Por otro lado, el 16 por ciento de los hombres, de entre 24 y 34 años, opina que tener pareja estable es un factor clave a la hora de adquirir una vivienda, estimación que solo comparte el ocho por ciento de las mujeres en esa franja de edad, quienes confiesan que ese hecho “no lo tienen en cuenta” a la hora de comprar un piso.

En esta coyuntura, la inmobiliaria ha puesto en marcha la promoción ‘www.quierounpisomio.com’ dirigida a jóvenes, especialmente a los que se encuentran compartiendo piso y a los que todavía viven con sus padres, que promociona a través de varios sitios web pisos en Madrid por 600 euros al mes, sin entrada y gastos incluidos.