Euríbor

Los efectos negativos de la caída del Euribor

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Euribor se acerca a una nueva barrera psicológica: el 1,5%. Y nada parece que vaya a evitar su camino por debajo de ella en los próximos dos meses. Ya celebra la prensa y el gobierno el nada cuantioso descuento que va a suponer en lo que mensualmente pagan los titulares de las hipotecas mes a mes.

Sin embargo, esta rebaja en las hipotecas no es la única secuela que trae consigo la caída del índice. La rebaja de valor del Euribor no es buena para todos, y mucho menos para el conjunto de la economía española.

Los primeros en temer por la caída del Euribor son los inversores: el 10% de los productos que han adquirido los inversores españoles (unos 130 fondos de inversión) están referenciados en su interés variable al Euribor. Y la bajada del índice les perjudica (sin bien las tasas escasas de interés ya les habían golpeado).

La mayoría de estos productos son monetarios y de renta fija. Dos instrumentos que ya sufren el abandono del dinero privado. Ante la perspectiva de que el BCE no revise los tipos al alza hasta 2013, los reembolsos no paran de suceder. Los fondos monetarios reembolsaron en enero 200 millones de euros. La renta fija, por su parte, ha devuelto 97 millones de euros.