Finanzas

Durante la crisis,no hay peor riesgo que evitar el riesgo

Diagram. Crisis

El lugar común del momento financiero son las voces que recomiendan cautela, y apuntar a los valores defensivos antes que apostar por el riesgo. El gran enemigo del inversor español, como anotan en No brain no gain, es el riesgo.

El inversor español ha colocado su dinero en masa en depósitos, fondos garantizados, Letras del Tesoro… Valores con un denominador común: ofrecen el mínimo riesgo, pero también la menor capitalización. Apenas ofrecen décimas por encima de la inflación.

Sin embargo, quien invierte bajo esta idea no toma en cuenta que paga un precio por la seguridad: el precio de la oportunidad. Invertir bajo ganancias mínimas es dejar pasar las verdaderas posibilidades de crecer.

Una de las razones de la actual crisis fue el movimiento en masa del mercado que apostó y saturó sectores muy acotados, hasta reventarlos. Sea por ansias especuladoras o por un excesivo proteccionismo, la uniformidad atenta contra el juicio inversor, y sólo quien se separa del contingente, vislumbra el camino que seguirá el mercado. Ese que dicta el riesgo.

El miedo nos separa del riesgo, y el riesgo sólo surge en las situaciones interesantes, en esas rupturas de ciclo donde gana quien sabe actuar oportunamente.