Euríbor

Cunden dudas sobre el rescate

Cunden dudas sobre el rescate

Octubre es la fecha clave y límite según los analistas para que España solicite formalmente un rescate a la Comisión Europea, y comienzan a cundir las dudas acerca de sus beneficios concretos y, sobre todo, acerca de a quién se va a pasar la factura del rescate de la banca. Dudas que esta semana hicieron padecer a la Bolsa.

El rescate se convertirá en deuda pública

Lo primero que ha hecho levantar el grito a los inversores ha sido la decisión de la cúpula europea de convertir  el rescate bancario en deuda pública. Es decir: todo el esfuerzo de España para dejar atrás el déficit sólo va a producir más  déficit una vez saneados los bancos.

La segunda cuestión que poco gusta a los inversores acerca de este rescate bancario es la lentitud para tomar decisiones, y la lentitud del Gobierno para definir su rumbo: octubre está al llegar, y aún no se sabe qué directrices se van a seguir, ni la forma concreta de aplicar el rescate que desde todas las esferas se da como un hecho que se va a solicitar.

Para quién y para qué

Otro tema que despierta las dudas en los actores económicos es el destino del rescate: qué entidades se van a ver beneficiadas, y cuáles no. Ya se ha adelantado de parte del Gobierno que sólo se van a beneficiar las entidades más fuertes, y que las débiles están destinadas a desaparecer bajo la forma de funciones y liquidaciones. Se ha especulado, incluso, con la pervivencia de sólo diez bancos