Empresas

Desarrolla al negociador en ti, Parte II

 

Como veíamos en la primera parte, la negociación debe ser considerada un arte que debemos perfeccionar a través de estudio y práctica…

Siguiendo con los consejos prácticos decimos que otro de los pasos a seguir será enfocar el asunto de la mejor forma posible, es decir, trabajando con y hacia metas claras, no pensando en ganar o perder necesariamente, sino lograr la meta que nos hemos trazado y que la otra parte esté satisfecha (dentro de lo posible) según sus propias metas. Algo interesante con lo que me topé al investigar sobre el tema es que es necesaria cierta flexibilidad, lo cual a su vez permite desarrollar ciertas habilidades creativas e innovadoras.

Por supuesto, no podemos dejar de mencionar que en todo momento es sumamente importante controlar las emociones, las cuales pueden llegar a bloquear el buen juicio. Así que, al contrario, es necesario enfocarse en los hechos, y dejar las emociones y sentimientos fuera.

En cuanto a lo moral y ético, está demás que resaltemos el hecho que la negociación debe ser llevada a cabo sobre la base de la honestidad, sin dobles sentidos o secretos que alteren la buena voluntad de la negociación.

Por último, es importante empezar la negociación con la mente despejada e ideas claras y definidas, es decir, saber por ejemplo qué tanto es negociable, cuál es el límite al que la negociación puede llevarse… Sin olvidar que antes de llegar al límite establecido de negociación, probablemente hayan muchas opciones más que utilizadas y enfocadas creativamente pueden permitir a ambas partes lograr el famoso win / win (ganar – ganar)…

Para más consejos sobre el tema, te sugiero revisar los “Tips de negociación para ser un ganador”, en el sitio Ego Development.

Fuente: Ego Development  |  Imagen:  Ego Development