Economía

¿Cumplirán ahora el déficit las Comunidades?

Economic crisis

En 2012, el Gobierno organizó un sistema de pagos para que las Comunidades Autónomas españolas pagaran la deuda que habían contraído con el Estado. A primeros de 2013 se conocía que algunas de las comunidades más deudoras no habían cumplido con los plazos previstos y, como primera medida, se pensó en una refinanciación de esta deuda, cosa que no gustó demasiado al resto de Comunidades. Ahora el FMI llama la atención sobre la financiación de las Comunidades Autónomas.

Un descenso del déficit de las Comunidades

En 2012, por primera vez desde el inicio de la crisis, las Comunidades Autónomas consiguieron bajar el PIB, en parte gracias a la nueva Ley de Estabilidad Presupuestaria, que permite que el Estado tenga un control más exhaustivo sobre las cuentan de las distintas regiones españolas.

Pero el FMI pide más medidas para asegurar que las Comunidades autónomas cumplas con los plazos y las formas de pago, y es que según el Fondo Monetario Internacional, es necesario que se establezca un control ferréo y que las Comunidades que no saneen sus cuentas, puedan ser administradas directamente por el Ministerio de Hacienda.

Las indicaciones del FMI son consecuencia del último informe enviado por este mismo organismo, y en el que se indica que, a pesar de que el déficit se redujo durante el 2012, lo cierto es que no se aplicaron las medidas previstas por la Ley de Estabilidad, e incluso se planificó un plan de medidas más ligero para las Comunidades que no cumplieron con el objetivo de deuda.

Objetivos mes a mes

Con estas indicaciones, el Fondo Monetario Internacional busca que las Comunidades Autónomás españolas no tengan objetivos anuales, sino mensuales, ya que consideran que  la consecución de objetivos en periodos más cortos es la mejor forma de garantizar que se cumplan los objetivos anuales.

  • http://lasart.es/ Sophia Kerr

    España necesitará medidas adicionales de consolidación fiscal para cumplir con los objetivos de reducción de déficit comprometidos por el Gobierno, que, en opinión del Fondo Monetario Internacional (FMI), se basan en proyecciones macroeconómicas “relativamente optimistas” y se encuentran amenazados por el riesgo de incumplimientos por parte de algunas comunidades autónomas.