Euríbor

¿Por qué un déficit del 3% es saludable?

Por que un deficit del 3 es saludable

Una de las mayores aspiraciones europeas del momento es que las administraciones públicas lleguen a un déficit del 3%. El 3% es el comienzo de un economía sana, dicen las recetas de los economista de Fondo Monetario Internacional, a as que Bruselas no duda ni por un momento en adscribirse. ¿De dónde viene este respeto al 3% como una fórmula de salud financiera? La respuesta no es nada agradable.

Un número al azar

La cifra que protagoniza los objetivos de Pacto de Estabilidad para salvar al euro es el mero resultado de una improvisación, y no hay nada en ella que se derive de estudios económicos. Según cita El Economista, un diario francés ha recordado de donde procede esa cifra mágica.

La cifra, que figura dentro del Tratado de Maastricht de 1992, y que es el margen antes de un procedimiento “por déficit excesivo” (y en donde se encuentra España ahora mismo), es el resultado de “un garabateo en una servilleta”.

Una improvisación que rige el destino de Europa

Según recuerda el diario económico un funcionario francés, Guy Abeille, escribió esa cifra en esa servilleta, y la incluyó dentro de los tratados financieros por que “era una cifra redonda y fácil de recordar. El 3% después fue adoptado por el entonces presidente, el socialista François Miterrand para marcar un alto a sus ministros.

De esta cifra, además, se deriva otra regla: el límite de déficit estructural del 0,5%.

¿Cuánto más en nuestras directrices económicas surge de la pura improvisación?