Empresas

Decálogo del Jefe Talibán (V)

Cartoon imam

9. El trabajo se sufre
Sobre la entrada del campo de concentración de Auschwitz se leía en letras de hierro forjado “El trabajo os hará libres”. ¿Hay una definción más hermosa del trabajo para un jefe? Desde luego que no. Y es que el trabajo es sangre, sudor y lágrimas, sufrimiento puro y duro. De lo contrario, no pagarían por hacerlo.

De manera que sí algún empleado parece disfrutar de su trabajo, muestra entusiasmos y entrega, evidentemente está haciendo algo mal. O peor aún: está haciendo como que trabaja, pero no es así. Un adecuado correctivo y tareas inútiles y tediosas son el remedio adecuado.

10. El organigrama es la Ley
Siempre que un jefe digno de ese cargo se encuentre ante un empleado que aparente un mayor grado de inteligencia, capacidad o iniciativa, el jefe de verdad comprenderá que no se halla ante un aliado y una mina de talento para explotar y desarrollar, sino frente a una bomba tiempo que, inevitablemente, le arrebatará el puesto.

De manera que, ante estos especímenes, mano dura, y a ponerlos en su lugar señalando eo organigrama con un firme “Usted está aquí abajo, y yo aquí arriba, y es por algo”.

 

  • Pingback: Decálogo del Jefe Talibán (IV) | Jefes | BlogOficinas.com