Empresas

Cuídate del complejo de Superman

104 MDAwMU1YMS5qcGc=

Algo que no se enseña en los cursos de administración de empresas son los riesgo del Complejo de Superman. El gran problema con los emprendedores es que hacen tanto que creen que pueden hacerlo todo… Y hay  una gran diferencia entre ambas cosas. No poner freno a tu Superman interior puede llevarte al fracaso. He aquí como doblegar a ese superhombre que crees llevar dentro.

1. No puede hacerlo todo. A pesar de lo que crees, no es así. En la medida que un proyecto evoluciona, se vuelve más complejo, y cada vez son necesarias más parcelas de trabajo. Contabilidad, ventas, distribución, atención al público… Aunque en un momento te vas obligado a hacer de todo, tienes que esforzarte en hacer sólo lo que haces bien, y dejar el resto a los especialistas. Delega.

2. No eres tan listo como crees. No serías un emprendedor si tu inteligencia no estuviera por encima de la media, pero lo mismo se puede decir de tu competencia. Hay que seguir creciendo y evolucionando pues el cuerpo de trabajo (los negocios, las empresas, lo clientes) evolucionan y se transforman. Cada año, acude, por lo menos, a dos cursos de actualización.

3. A la gente le gusta ayudar. Nadie con un interés positivo en crecer se niega a ayudar a otros, pues la asistencia es una forma valiosa de aplicar conocimientos y recibir un valioso feedback. Nunca temas pedir ayuda de profesionales. Ten un directorio a la mano, y siempre que te pidan ayuda en tu campo, dala de buen grado.

4. Hasta Superman necesita vacaciones. Parte de un buen negocio es que pueda funcionar sin ti. Date tiempo, deja que las cosas evolucionen lejos de ti, y repón baterías lejos de la presión.