Finanzas

Cuidado con los créditos que no se reciben

Hand and wad of paper isolated on white

Se ha hecho pública una sentencia que da la razón a una mujer que iba a ser obligada por una empresa de créditos rápidos a pagar un capital que nunca había recibido. He aquí una materia más para agregar a los cursos de economía doméstica: la defensa ante el colmillo de las financieras.

La sentencia de la Sección Séptima de la Audiencia Provincial de Gijón dada a conocer a la prensa el día de hoy señala que una cliente de una financiera de créditos rápidos fue perseguida durante dos años por la financiera para que le devolviese un capital que, en los hechos, nunca se había recibido.

Aunque la cliente había devuelto los poco más de 2.500 euros que había solicitado a la financiera, la empresa aducía que la mujer adeudada otro tanto, pues se le había entregado esa otra cantidad, si bien no mediaba documento alguno que demostrase que la mujer había recibido el dinero.

El caso se ha sentenciado a favor de la cliente, si bien deja una clara advertencia para las prácticas que muchas de estas financieras realizan para aprovecharse del temor y la desinformación de sus clientes.

Además, esta mujer de Gijón recibió el trato que los morosos reciben de estas financieras, con recordatorios de su “deuda” y amenazas veladas, de las que también eran partícipes sus clientes.

Ante cualquier entidad de crédito, las obligadas recomendaciones: leer en su totalidad los contratos, asesorarse sobre los puntos que no se comprenden antes de firmas, conservar recibos y estados de cuenta, y llevar una contabilidad personal de los montos adeudados.