Vivienda

Cuatro de cada diez inquilinos podría dejar de pagar el alquiler

Cuatro de cada diez inquilinos podría dejar de pagar el alquiler

Estos datos se desprenden de un estudio elaborado por Alquiler Seguro enfocado en las cuatro principales provincias españolas; Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla.

El motivo principal del aumento de la morosidad en arrendamientos urbanos se debe al alto riesgo de las operaciones en el sector del alquiler así como al leve aumento en el mercado de alquiler como consecuencia del descenso de operaciones de compraventa.

Del total de operaciones sobre arrendamientos urbanos que ha realizado Alquiler Seguro en Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla en el último año, el 58,40% han sido autorizadas, estamos, pues, ante inquilinos fiables y solventes que van a pagar sin problema sus rentas mensuales. Sin embargo 1 de cada 4 potenciales inquilinos (27,78%) han sido detectados por Alquiler Seguro como morosos y se rechazó la operación puesto que aparecen directamente en ficheros de morosidad, ASNEF o FIM.

Un 13,82%, a pesar de no aparecer en ficheros de morosos no dispone de la solvencia suficiente como para hacer frente a las rentas de alquiler.

Barcelona y Madrid donde más alquileres se autorizan

En Barcelona es donde más operaciones se han autorizado con un 64,95% mientras que Madrid, con un 56,90%, es la que menos operaciones autorizó. Entre las denegadas, Madrid es, a su vez, donde más operaciones se denegaron (28,30%) y en Valencia donde menos (25,64%). Y entre las operaciones reconsideradas, aquellas que a pesar de no figurar en ficheros de morosidad sí tienen riesgo de impago, Madrid es de nuevo la provincia con un porcentaje mayor (15,09%), y en el otro extremo, Barcelona (8,25%).

Según Antonio Carroza, delegado de Alquiler Seguro, “la crisis económica sumada a la falta de profesionalidad en la elección de los inquilinos ha elevado considerablemente la posibilidad de tener un inquilino moroso. Según nuestros datos, el incremento del alquiler se está convirtiendo al mismo tiempo en un foco de problemas con consecuencias económicas graves para muchos arrendadores, en vez de una fuente segura de ingresos”