Euríbor

Crédito puente o hipoteca de cambio de vivienda

Hay varios motivos que pueden llevar a una persona a la necesidad de cambiar de vivienda: modificación en la estructura familiar, causas laborales, pero, sin duda, el más importante actualmente, es de tipo económico: las subidas de tipos de interés en los últimos tiempos, han hecho que, para muchas familias, sea casi una misión imposible afrontar la hipoteca que les supuso la compra de su vivienda y llegar a fin de mes, también la necesidad de reducir el tamaño de la vivienda y así ahorrar en cuanto a gastos en luz, agua, calefacción y mantenimiento en general de la misma, son solo algunas de las causas que pueden motivar ese cambio de residencia.

Para llevarlo a cabo existen un producto, el crédito puente o hipoteca de cambio de vivienda, que posibilita la compra de un nuevo inmueble sin tener que vender precipitadamente la antigua residencia y, por ello, desaprovechar el partido que se pueda sacar a la misma por tener que, como popularmente se dice, “mal venderla”.

El crédito hipotecario consiste, fundamentalmente, en la concesión de un crédito por parte del banco con el que se financian los gastos de adquisición de la nueva vivienda, una vez firmadas las escrituras del nuevo hogar se formalizará una hipoteca tradicional, asociada a la nueva casa, de un importe superior al crédito recibido.

Aunque la diferencia no está claramente delimitada, algunos expertos se inclinan porque la hipoteca de cambio de vivienda es aquella en la que, generalmente, la operación de compraventa de la nueva residencia se realiza sobre el plano de la misma, es decir, con el inmueble aún sin construir y, como garantía de pago, se hipoteca la vivienda en propiedad. Aunque, como decía, no hay consenso con respecto a esto y, para otros, crédito puente e hipoteca de cambio de vivienda es lo mismo, ya sea la nueva compra sobre plano o no.

Las entidades bancarias, de crédito, cajas, etc. hacen escasa o nula publicidad de estos productos por el riesgo que comporta para ellas realizar estas operaciones hasta que el cliente vende su anterior casa.

Todas las condiciones de este tipo de hipoteca varían dependiendo de la entidad a la que acudamos, por ello es muy importante asesorarse bien y sopesar detenidamente las diferentes ofertas no sólo por lo que suponen a corto plazo sino por lo que deparará más adelante.

Mar Criado

Etiquetas:
  • Montse

    Me gustaría saber las entidades que proporcionan estos créditos puente para poder comprar la casa nueva antes de vender la antigua

  • Pingback: Cómo arreglar una habitación de residencia | Blog Interiorismo