Finanzas

Rajoy aboga por crédito para “familias solventes”

Family with their consultant

Así como el primer efecto inmediato de la reforma laboral impulsada por Mariano Rajoy y su Ministerio de Economía y Competitividad va a ser un paro acrecentado por las nuevas facilidades para el despido, de la misma manera la reforma financiera va a acarrear un primer efecto negativo: una mayor caída en la concesión de créditos.

Ya se sabe lo que dicen: que el enfermo empeora antes de mejorar. O eso esperamos.

Para curarse en salud, Mariano Rajoy ha empezado una ronda de apoyo a las familias solventes. El día de ayer (en un evento con representantes de la banca) pidió que los bancos, a pesar de transparentar sus balances, no deben negar, con ese pretexto, crédito a los proyectos de las familias solventes.

Rajoy cree que de atenderse las necesidades financieras de las familias solventes, ello incidirá positivamente en la competitividad, el consumo y la economía. Eso sí: la reactivación del crédito pasa antes por la transparencia financiera: “Este debe ser el punto de partida para que las entidades recuperen su acceso a los mercados de capitales y para que se encuentren en mejor posición para conceder crédito”.

De esta manera, Rajoy defiende una reforma financiera duramente criticada por su marcado carácter proteccionista hacia el sector inmobiliario, y por su aparente abandono de deudores, empresas y familias, en la figura de nulas modificaciones a las leyes de crédito.

Rajoy insiste en que la reforma de una banca “realista, previsora y solvente” es necesaria para que se concrete “el fruto del negocio bancario: comprometerse con el tejido económico y volcarse con la sociedad”.