Vivienda

Considerar el futuro cuando compramos

Depositphotos_13479416_m

Es bastante evidente que debemos prever la evolución de los hechos, cuando hacemos una compra tan importante como un inmueble. Y cuando digo evolución de los hechos me refiero a la evolución de la zona donde se encuentra, evolución de nuestra vida y la del propio inmueble. Por supuesto que preveer el futuro dentro de lo posible y razonable, no hablamos de pensamiento mágico. Veamos un poco esos aspectos.

Donde comprar

La evolución de la zona es relativamente simple en algunos casos  y algo más compleja en otros. Una autopista planificada a una distancia adecuada puede valorizar mucho el bien, o todo lo contrario si es justo frente al mismo. Un barrio residencial sufre pocos cambios, sobretodo si ya tiene una tradición y las viviendas siempre están bien conservadas. Lo ideal siempre es conseguir una compra en una zona en ascenso, obviamente, de modo que el precio futuro supere al actual.

La evolución del inmueble es algo más inmediato. Nos referimos, por ejemplo a las reparaciones que necesitará en un tiempo  y nuestra capacidad económica para hacerles frente. Una vivienda con un alto costo de mantenimiento necesita un presupuesto realmente alto, de lo contrario el deterioro es obvio en poco tiempo.

Qué vivienda comprar

La evolución de nuestra vida se refiere a que momento de la misma es el que nos encontramos. Si se trata de una pareja de recién casados, debe buscar una zona con servicios adecuados para niños (parques, colegios) y una vivienda con el tamaño adecuado para una familia en crecimiento. Lo contrario ocurre cuando ya los hijos comienzan a irse.