Empresas

Cómo triunfar en una entrevista telefónica

entrevista telefónica

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías y el adelgazamiento de los presupuestos para los departamentos de Recursos Humanos, cada vez es más frecuente que las entrevistas de trabajo ocurran por teléfono, y que la gran mayoría de los candidatos no tenga ni siquiera la oportunidad de una entrevista cara a cara. Para pasar ese filtro hay que hacer gala de una mezcla de sangre fría, concentración y don de gentes, pero ante todo hay que evitar que el medio de comunicación (es decir, el teléfono) te devore.

1. Préparate
El gran error de los candidatos es subestimar el valor de una entrevista telefónica. La frase “te llamaremos” ha adquirido todo un nuevo sentido, y debemos dar a ese llamada todo la relevancia de una entrevista presencial. Investiga lo necesario sobre la empresa a la que aspiras entrar,  los requerimientos del puesto que se ofrece y, sobre todo, las razones que consideras que te hacen el mejor aspirante de todos.

2. Vístete para la ocasión
Una entrevista, sea cara a cara o por teléfono, es un duelo entre quien quiere ver de qué pasta estás hecho y tú. Toda preparación psicológica es necesaria. Es un hecho que trabajamos mejor cuando nos vemos mejor. Ya sea que te llamen o llames para la entrevista, viste como si fueras a presentarte ante el entrevistador. Y evita el pijama.

3. Controla el ambiente

Al momento de hacer o recibir la llamada para la entrevista, busca un lugar tranquilo, bien iluminado y silencioso. Evita ruidos molestos o que revelen que tu vida es un caos. Aleja a tu perro y asegúrate de evitar cualquier intromisión.

4. No hagas nada más
Durante la entrevista, para de hacer cualquier otra cosa. Vivimos un tiempo de multifunción constante, y la ansiedad puede llevar involuntariamente a realizar tareas mientras atendemos al entrevistador.

Realizar otra cosa en tanto somos entrevistados nos distrae, y puede hacernos caer en uno de las decenas de trampas que un profesional del reclutamiento nos tenderá para ver si valemos lo que pedimos. No comas, no bebas, no juegues con el cable del teléfono.

5. Cierra todas las ventanas
Si la entrevista requiere de te pongas frente al ordenador (ya sea porque se hace vía mensajería de voz o webcam, o porque necesitas alguna información sobre ti mismo), cierra todas las ventanas extras, y no ejecutes ninguna aplicación que no sea indispensable.

6. Controla a la tecnología
Prefiere el teléfono fijo al celular (el número fijo sigue siendo un símbolo de status… o de que por lo menos puedes conservar una residencia fija), nunca confíes en los SMS para una cita de trabajo; si hablas por el fijo, apaga el móvil (especialmente si tienes amor por los ringtones novedosos), y desactiva en todos los casos la llamada en espera.

7. Ten a la mano lo que necesites
Desde tu curriculum hasta información relacionada con los requisitos del empleo que solicitas. Sin olvidar lápiz y papel para tomar notas.

8. Ensaya
Haz que algún amigo te llamé y te realice una entrevista. Nota qué posturas te favorecen para hablar y pensar. ¿Suenas mejor parado o sentado? ¿Necesitas dar unos pasos mientras piensas una respuesta? ¿Se te reseca la garganta y necesitas un vaso de agua cerca?

9. Conoce a tus entrevistadores
En ocasiones, las entrevistas telefónicas son realizadas por más de una persona, y será importanta que reconozcas a cada una de ellas. Se trate de un solo entrevistador o de varios, antes de empezar la entrevista, pregunta sus nombres y cargos. De ser necesario, anótalos y tenlos a la mano.

10. No temas al silencio
Hablar mucho y rápido no es lo mismo que estar seguro. Los entrevistadores quieren contratar a un empleado eficiente, no un campeón en oratoria. Si es necesario que te tomes unos momentos para pensar una pregunta, hazlo.