Empresas

Cómo trabajar bajo presión

Ya se sabe lo que provocan las crisis y las olas de despedidos: los energúmenos brotan de las papeleras para poner en práctica su teoría de que una persona temerosa trabaja mejor que una persona bien dirigida, lo que provoca una reacción en cadena: ruido, gente que corre, distracciones, plazos estrechos… ¿Cómo convivir con ese estrés y sobrevivir para cobrar a fin de mes? He aquí cinco puntos básicos.

httpv://www.youtube.com/watch?v=A00ZF8ebcO0

1. Usa audífonos
Los cascos o auriculares ponen una pared entre el entorno y tú, y son una barrera para que nadie te interrumpa. Si la música no te deja concentrar, prueba con sonidos de la naturaleza (el sonido de las olas o el soplar del viento). Suena cursi, pero es muy efectivo.

2. Levántate y anda
Escribir y trabajar en un ordenador es extenuante, aunque se crea lo contrario, y es fatal para tu espalda y cintura. Haz descansos de un par de minutos cada hora y camina un poco. beneficia a tu postura y circulación, y es en extremo relajante.

3. Respira profundamente
Ante cualquier situación estresante (discusiones, rumores, leer lo que no debías…) no hay nada como respirar profundamente (a ser posible de pie y exhalando el aire por la boca) para relajarse y ver la situación con mayor claridad.

4. Controla las distracciones
Y con esto hablamos de los SMS. Apaga tu celular. Cierra el messenger. No abras ese powerpoint tan inspirador.

5. Haz un plan B
En tiempo de pánico, los logros son empresariales, y los errores tienen nombre, apellidos y telegrama de despido. La planificación meticulosa, con diversas alternativas para las etapas críticas (si falla la conexión a Internet, si cierra la mensajería, si descompone la impresora) te dejará trabajar sin el temor a ser el chivo expiatorio de turno.

Fuente | Lifehack