Economía

Cómo protegerse de la subida de los tipos al invertir

Depositphotos_34618945_m

Las perspectivas no son nada halagüeñas: la mayoría de los analistas cree que la subida de los tasas decretada por el Banco Central Europeo es sólo el principio de una estrategia de encarecimiento del precio del dinero para abatir la inflación, y a la que se van a sumar (aunque no lo han anunciado aún) la FED y el Banco de Inglaterra.

Es muy probable que hacia el final del 2011, las tasas lleguen a 1,75%: 50 décimas por encima de su valor actual.

Ante ese panorama, el inversor debe revisar los instrumentos que reúne en su cartera, y conservar aquellos que le garanticen una plusvalía que no sea devorada por la inflación en alza.

Para Estrategias de Inversión, ese instrumento son, sin duda, los fondos de inversión que permitirán a la cabeza de una inflación que ya llega al 2.7%.

En esas perspectivas, los analistas aconsejan olvidarse de la renta fija, especialmente si está sometida a plazos largos (bonos con vencimientos superiores a 2, 3 y 4 años).

La rentabilidad en los fondos de inversión dependerá de las subidas de los tipos. Este tipo de instrumentos se verá beneficiado por una política monetaria más dura. Los fondos de renta variable se verán potenciados por la “presión de precios desde el lado de la demanda –lo que significa que existe crecimiento económico”, que suele dar a la renta variable “una tracción positiva”.

Hay que estar alerta en el caso de que una presión inflacionaria se presente si un crecimiento económico tangible y demostrable.

La cartera a conservar en estas condiciones está protagonizada por bonos convertibles: si los tipos suben, los bonos se comportan directamente como acciones. Y en el caso de quei los mercados de acciones caigan, los bonos regresan a su comportamiento normal. Se trata de instrumentos híbridos que conjugan lo mejor de cada alternativa.

Fuente | Estrategias de Inversión