Vivienda

Cómo presentar un piso para la venta

Una vez que hemos decidido vender, establecimos un precio, y es el momento de preparar el piso para sacarle lo máximo posible. En un próximo post veremos consejos acerca de dónde nos conviene colocar los avisos, pero para eso es requisito indispensable tener buenas fotos. Aquí veremos algunos tips que, si bien son muy simples, son los que terminan marcando la diferencia.

Casi invariablemente, cuando alguien compra un piso busca dos características muy constantes: que sea amplio y que sea luminoso. Esto es independiente de los metros cuadrados que tenga. Nuestro objetivo es, entonces, dar esa sensación.

Iremos fotografiando cada una de las habitaciones tomando en cuenta esos puntos. Para dar sensación de amplitud, es importante retirar todos los objetos innecesarios. Frecuentemente acumulamos, incluso, muebles de más, los que debemos sí o sí, retirar. Tampoco es tan difícil, si en la sala hay dos sillones que ocupan demasiado espacio, es solo cuestión de retirarlos, sacar las fotos, y los volvemos a poner. El conjunto tiene que ser lo más neutro posible, lo que no quiere decir que tiene que quedar austero, pero no todo el mundo comparte el mismo gusto, y debemos dar la posibilidad que el posible comprador visualice cómo quedarían sus cosas ahí.

La iluminación es muy importante. Si la habitación es muy oscura, agreguemos alguna lámpara encendida, como si fuera un objeto decorativo más. En los baños hay que tener especial cuidado de retirar la totalidad de los objetos de uso personal, de modo que el aspecto sea despejado y pulcro. Lo mismo sucede con la cocina, no deben haber utensilios a la vista, ni productos de limpieza ni absolutamente nada sobre las mesadas. Cuidar mucho aquí la iluminación, pero con el objetivo de proyectar la imagen de comodidad y amplitud.

Cuando llega el momento de mostrar el piso a los compradores, recordar todo esto, y no dar la idea que las fotos eran de otro lugar. Por lo tanto, ni un solo objeto de uso personal. Ilumina la habitación antes que entren los compradores, por qué no, enciende un incienso y procura mucho orden y pulcritud.

Imagen: sxc.hu