Empresas

Cómo manejar el estrés (I): Qué es el estrés

Stress

El estrés, aunque  es un fenómeno cotidiano, no es algo que deba tomarse a ligera: hipertensión, padecimientos cardíacos, cáncer, obesidad, insomnio… son sólo algunos de los secuelas que puede traerte vivir en estrés de forma crónica.

Hay dos tipos de estrés: el que se produce de forma inmediata por un determinado estimulante (desde emociones fuertes como un beso hasta preocupaciones y nerviosismo) y uno crónico, que se mantiene al largo plazo. El primero desaparece con el fin del estímulo; el segundo se queda a vivir contigo.

El estrés crónico se produce debido a las condiciones circundantes y establecidas, por vivir bajo una situación determinada. Por ejemplo: si odias tu trabajo o vives económicamente al día. Ir al curro detestado o vivir corto de posibilidades nos somete a un estrés constante, crónico.

El estrés crónico es el más peligroso, pues mantiene al organismo bajo las reacciones que provoca el estrés a largo plazo.

Continúa | Cómo manejar el estrés (II)