Finanzas

El gran enemigo del inversor

Contrarian Investor

¿Cuáles son los grandes enemigos de la inversión? De manera equivocada se cree que las inversiones se encuentran sujetas, ante todo, a los vaivenes económicos, y que si a algo han de temer los inversores es a las subidas y bajadas intempestivas de los mercados. Es precisamente, gracias a las subidas y bajadas de los mercados que los inversores pueden ganar, y esos giros del destino bursátil son pan de todos los días para el inversor.

¿Cuál es entonces el verdadero enemigo de un inversor?

El gran enemigo del inversor es el inversor mismo, particularmente cuando se deja dominar por el miedo y la impulsividad. El pánico no es buen consejero, y lo peor que se puede hacer es actuar dominado por el miedo a las pérdidas.

Un inversor precipitado puede perder su capital, pero sobre todo puede perder grandes oportunidades. La mayor parte de los inversores confunde al miedo con la cautela.

La cautela, sin embargo, se basa en la información fidedigna, y nos mueve a tomar una decisión en el momento correcto: esa es la esencia de la buena inversión. Decidir cuando se debe.

El miedo, en cambio, opera sobre supuestos: el supuesto de perderlo todo, el supuesto de no ganar suficiente, el supuesto de que ir hacia donde todos van es el camino ganador…

El miedo impide tomar las decisiones cuando son pertinentes y necesarias… Y una decisión a destiempo en el mundo de la inversión es siempre sinónimo de pérdidas.

Quien aspire a ser un inversor exitoso debe vencer a ese enemigo interior: el miedo.