Finanzas

Como influye la religión en la economía

Depositphotos_12264185_m

En 1905, el capitalismo, según el sociólogo alemán Max Weber, tenía como base una fuerza que definió como “el trabajo ético protestante”, aunque se trata de una tesis que sociólogos y economistas desprecian hoy en día, ante la dificultad de establecer, explicar o predecir comportamientos económicos a través de la religión.
Sin embargo, la moderna economía ha refinado sus herramientas, y con un manejo más abarcador de la estadística, puede medir la influencia de casi cualquier variable sobre las finanzas y los mercados.
El economista Robert Barro, de Harvard, junto con su esposa, Rachel McCleary, investigadora económica e hija de una misionero metódista, señalan que la religión modifica el comportamiento financiero de una persona, y califican de error que no se haya considerado a la fe como un factor del desarrollo económico.

Barro y McCleary estudiaron los datos de 59 países en donde la mayoría de la población sigue una de las cuatro religiones mayoritarias (cristianismo, islamismo, hinduismo y budismo). Midieron diversas tendencias entre 1981 y el año 2000: la creencia en un Dios, en una vida después de la vida, y la asistencia a los cultos y la práctica religiosa. Una vez pasados por el tamiz de la estadística, sus resultados señalan una fuerte relación entre el desarrollo económico nacional y la creencia religiosa, particularmente en los países en vías de desarrollo.

El factor que más incide en el desarrollo económico, según está investigación, es la creencia en el Infierno, más acusada cuando mejor va la economía. También tiene un papel decisivo el convencimiento en la existencia de un Paraíso. La mera fe en Dios no es tan relevante. Sorprendentemente, un crecimiento en el número de personas que asiste a la iglesia señala un parón en el desarrollo económico.

Aunque Barro y McCleary no ofrecen una explicación al fenómeno, nos inclinamos a creer que en una economía boyante, las nociones de premio y castigo se vuelven más relevantes. Una buena economía hace sentir al individuo que su esfuerzo personal le gana el Cielo o el Infierno. Como debe mantener más productivo para hacer méritos, asiste menos a la iglesia, el lugar al que se va, en todo caso, cuando el esfuerzo personal se demuestra inútil.

Barro y McCleAry publicaron su investigación en 2003, y fundaron una vía de investigación de la que muchos economistas han abrevado.

  • andy Bonn

    Es muy relativo y desproporcionado comparar la economia, con Dios y doctrina, la economia y el dinero es una herramienta para
    facilitar conseguir los articulos…y las alternativas que crea
    la mentes humanas con estas herramientas son muy variables en comportamientos a veces de bondad o de tirania, y si analizamos
    profundamente,,,las tecnicas econimicas donde hay justicia y bondad son muestras de superacion espiritual y donde hay tirania..
    crueldad muestra involucion…y hay sentimientos como egoismo, avaricia…crueldad