Empresas

Cómo ganar una discusión

Business group at the meeting, discussion

Se trate de una controversia, una discusión sobre un proyecto o defender una decisión, hay una sola manera de ganar una discusión: como nos los enseñan los cursos de negocios, hay que atenerse a los principios de la lógica.

Demuestra la relación entre eventos. Para demostrar tus premisas, nada como la deducción, que parte de establecer la relación lógica entre los hechos. Por ejemplo:

X es igual a Y

 

Y es igual a Z

 

Entonces X es igual a Z

Para avanzar en tu razonamiento, y su aprobación, debes ir punto por punto, y una vez que su validez se ha demostrado, pasar al siguiente enunciado.

No te resignes a los condicionales. Si tu oponente basa su argumento en la preposición “Si…”, es decir: en lo condicional, entonces seguramente no tiene un argumento, sino una mera suposición.

Por ejemplo: “Si el Consejo tiene una agenda secreta, nuestra ventas irán mal”.

Para desarmar una suposición, invierte los térmonos:

“Nuestras ventas van mal, luego entonces el Consejo tiene una agenda oculta”.

Con este recurso, quedará desmontada la “validez” de una mera suposición.

Combate las falacias. Hay quien intenta ganar un debate a partir de recursos retóricos, como las falacias. La más conocida:

Usar una distracción. Digamos que discutes un precio: tu oponente te dice que la calidad del artículo es tan buena, que podría venderse al doble. Cuidado: no discutes la calidad, sino el precio.

Invalidar al argumentador. Se trata de hacerte quedar como una persona injusta o impreparada para el debate en sí. Por ejemplo: al discutir un despido, tu oponente puede decirte: “¿Soy la única persona a la que echar a la calle a un padre de familia le parece injusto?”. Cuidado: nos discutes la valía de cada uno, sino la pertinencia de un despido.