Empresas

Cómo ganar una discusión difícil

Difficult negotiations

El trabajo y los negocios se tiñen en su día a día de masas de emociones. Cada decisión nos acarrea tantas alianzas como enemistadas, y a veces no queda más remedio que afrontar esa conversación con nuestra némesis para seguir adelante con un proyecto.

¿Cómo ganar una conversación que está llena de resentimiento y animadversión mutua? Ese es el tipo de cosas que no se ven en los cursos de administración de empresas.

1. Sin excusas. ¿Cuándo el mejor momento para tener esa discusión que has evadido? Ahora mismo. A la larga, el desgaste por evadir el conflicto se suma a las dificultades que implica.

2. En mutuo interés. Para concertar la cita con tu contraparte hay un argumento invencible: esa charla resolverá puntos que son de mutuo interés para ambas partes. Todo conflicto tiene una zona común.

3. Recuerda la importancia del flujo. Lo que nos lleva a tener un enemigo es que representa una fuerza de nuestra misma intensidad, pero en sentido contrario: estamos, pues, formando un coágulo que impide el libre tránsito productivo, y la forma en que ese circuito volverá a funcionar es sí ambas partes ceden. Una vez frente a frente, es vital que menciones que estás en posición de ceder en la medida que se ceda.

4. Nunca es tarde. La mejor manera de recibir es dar, y para superar una situación difícil no hay como reconoce la propia culpa en el conflicto… Aunque sepamos que no existe. Reconoce tus errores ante la otra parte, aunque no los hayas cometido. Sobre todo, si no los has cometido: de esa manera le pondrás en una situación en la que no tendrá más remedio que ceder.