Economía

Cómo evitar sufrir por tus compras

Depositphotos_4973090_m

Llega la época decembrina, y ya sabemos cómo es el hábito navideño: no deja títere con cabeza, y no hace gastas en la euforia de las fiestas. Después, viene la resaca, la culpa y el tormento por no haber sabido controlarnos. Antes de que esa culpa te amargue las compras, aquí te dejamos una serie de consejos para que disfrutes del delicioso acto de gastar dinero.

1. Planifica. La palabra clave de todo curso de economía, y para evitar estos deslices en la consciencia es planear con antelación tus compras “especiales”. De manera que, por lo menos con un mes de antelación, señala en tu calendario

Los días en que puedes dedicarte a gastar

 

El dinero que puedes invertir en ello

 

Tu lista de deseos: qué es lo que quieres comprar, y cuánto estás dispuesto a gastar en cada ítem

 

2. Analiza las ventajas y desventajas de cada producto que deseas comprar. Para ello antepón en cada caso la necesidad al deslumbramiento, y lo práctico al estatus. No compres guiado por un sentido del prestigio, sino de lo que te es indispensable (incluso como un lujo).

3. Se un usuario tardío. La mayoría de las compras compulsivas tiene que ver con el deseo de probar las novedades: el iPad, el último plasma, los modelos de ropa más reciente, los zapatos de moda… Y, desde luego, se trata de las compras más caras y que generan un mayor remordimiento. Hay que ser un usuario tardío, y no hacerse con los gadgets y objetos hasta que hayan superado la novedad y ofrezcan una buena relación calidad-servicio. Por ejemplo: el iPad2 es sensiblemente más barato y estable que se predecesor, con poco más de medio año de diferencia.