Finanzas

Cómo evitar la morosidad

1. Determina si estás en riesgo de ser moroso

Para ello, realiza el cálculo de tu nivel de endeudamiento: la suma de los pagos de todos tus créditos no deben ser superiores al 30% del total de tus ingresos. Si lo que pagas por tus préstamos es más que ese porcentaje. entonces estás en problemas… Si estás en riesgo de perder tu empleo, o sabes que vas a perderlo, no dudes en tomar medidas cuanto antes.

2. Ahorra

Un buen plan de contingencia, ante cualquier imprevisto, es disponer mensualmente al menos de un 10% de tus ingresos en ahorro (cuenta corriente).  Ese colchón te permitiá por lo menos un margen de maniobra de un mes por cada año de trabajo.

3. Negocia

Si ves venir la tormenta, habla con tu banco. La medida más sana ante una inminente baja en tus ingresos: reducir la cuota mensual alargando la vida del crédito. Esto puede llevarte a pagar hasta el 50% más, si eligues duplicar el tiempo de vida de tu crédito. Lo más saludable es usar este recurso como una medida temporal, y cuando las condiciones así lo permitan, volver al plan original de la deuda.

4.  Contrata plazos de carencia y seguros

Al firmar el contrado por una hipoteca o un préstamo personal, conviene revisar si contiene plazos de carencia. Es decir: el tiempo que podemos dejar de pagar la deuda sin que se añadan intereses ni sanciones. Es importante señalar que esos plazos no implican el final de la deuda, sino sólo su aplazamiento.

De no estar contemplados los plazos de carencia, e incluso si lo están, conviene pagar un extra por un seguro sobre la deuda: bajo ciertas condiciones, estos seguros nos garantizan el cumplimiento de nuestras obligaciones cuando las circunstancias nos juegan en contra.

Fuente | Crédito Magazine

Imagen | Diario

  • Pingback: La morosidad de los créditos crece un 50% en el tercer trimestre de 2009