Empresas

Cómo diseñar tu marca personal

pure-water

Como hemos visto, la marca personal se basa, ante todo, en la serie de cualidades que deseas te sean reconocido y por las que deseas que se te reconozca como profesional, producto que eres de ti mismo, y servicios que puedes prestar a los demás.

Sin embargo, algo que saben aquellos que han tomado cursos de marketing, una lista de atributos es excesiva para la creación de una marca. Lo ideal es que tu marca personal se centre sólo en un concepto: ese que refleja tus habilidades de mejor y más explícita manera.

El siguiente paso para diseñar tu marca es, pues, reducir la  lista de tus atributos a un solo concepto. El que engloba en una sola palabra todos tus atributos. Una tarea casi escolar, para la que no viene nada mal un diccionario de sinónimos o de ideas afines.

Por ejemplo: Coca Cola, a principios del siglo pasado, era una bebida medicinal. Su paso de las farmacias a las tiendas fue vital para el crecimiento de la marca. De manera que fue necesario reforzar la marca. Los publicistas (eso creemos) elaboraron su lista de atributos: sana, saludable, rica, dulce, refrescante…

Una serie de atributos que se resumió en uno solo: Vitalidad. Un concepto que la Coca Cola nos sigue vendiendo (y con el que triunfa ampliamente contra opiniones médicas bien fundadas).

De manera que, con tu lista de atributos en mano, debes preguntarte: ¿Qué concepto común me define como profesional?

Ese concepto es el que va a centrar toda tu marca personal: es lo que quieres que le gente sepa de ti.