Empresas

Cómo desarrollar la pasión

Passion word with motion rays

La pasión, tan menoscabada por la literatura romántica, es un activo que debemos potenciar en nuestra vida profesional. De ella depende nuestra felicidad en el empleo, el éxito en una entrevista de trabajo o la lealtad de nuestro equipo. Y creedlo: no exageramos.

Hay que cultivar y explotar la pasión.

El problema es que no toda la gente apasionada es interesante. De hecho, la gente que muestra su pasión por lo que hace suele ser sofocante. Eso se debe a que nos quieren demostrar la pasión que los embarga, en lugar de hacer con ella lo que se debe hacer: usarla como un impulso.

El movimiento se demuestra andando. Con la pasión ocurre algo similar: se demuestra haciendo bien lo que nos apasiona.

¿Y cómo saber que es lo que verdaderamente nos apasiona en un modo profesional? Como Heidegger alguna vez señaló: “Nada grandioso se crea sin pasión”.

De manera que ahí está: la pasión es aquello que nos permite hacer grandes obras. Es decir: aquellos que hacemos más en menos tiempo, aquellos que hacemos mejor con menos recursos, aquello que nos hace sentir que mejoramos al mundo. Eso es la pasión y eso es lo que nos apasiona.

Lo que resta, pues, es hacer lo que hacemos con pasión, y que sus logros contagien a los demás, sean en una entrevista laboral, ante un equipo de trabajo o frente a un reto. La pasión es la divisa que nos permite avanzar.

La pasión es una forma de energía, y puede transformar toda forma de inmovilidad.