Empresas

Cómo conservar a tus clientes

Depositphotos_2137946_m

En la vida empresarial hay dos tareas esenciales: 1)ganas clientes y 2)no perder clientes. Ambos objetivos son esenciales para mantenerse en activo, conseguir recursos para continua la vida productivo, y ganar en rentabilidad y plusvalía, así como en ganar prestigio para tu marca y empresa.

¿Cómo se logra que los clientes recién llegado no se marchen? ¿De qué maneras se incentiva la lealtad de los clientes? Preguntas que son tema de estudio de los cursos de administración.

No es una tarea fácil, pero se basa en un principio muy sencillo: Crea relaciones de valor con tus clientes.

1. Da tiempo. Las relaciones impersonales, sin un sustrato de conocimiento y confianza, se van como llegan. Hay algo que debes aprender de los viejos vendedores de puerta en puerta: el cliente no quiere tanto un proveedor como alguien en quien confiar. Así que pierde, con cada cliente, el tiempo que sea necesario para hacerlo sentir a sus anchas contigo.

 

2. Presta atención. Todo lo que no escuches pueden ser argumentos en tu contra. Haz que tu clientes se sienta con la confianza y el derecho de expresarte lo que considera que puedes mejora en el trato, los productos, los servicios, y atiende con prontitud cada demanda de cambio. U otros harán ese cambio por ti y en tu contra.

3. Abre canales. No dejes que tu cliente crea que es difícil llegar a ti. Ten abiertas todas las opciones de comunicación necesarias para que puede hacerte llegar lo que desea decirte.

4. Analiza escenarios. Si tu cliente se pasa a la competencia, ¿afrontaría riesgos o recibirá beneficios? No subestimes su deseo de cambio, y mejora.