Empresas

Cómo combatir la morosidad empresarial

Sube la tasa de morosidad

El gran lastre de las empresas españolas es la deuda que arrastran. Un 65% de las pequeñas y medianas empresas podrían desaparecer ante el nivel de endeudamiento que padecen, debido a los impagos de sus clientes. Si una empresa quiere sobrevivir a la crisis, debe diseñar políticas de crédito que garanticen la recuperación del financiamiento y la continuidad de la cadena de producción. Esta es una guía con ese objetivo.

Límites firmes
Hay que medir el riesgo individual de cada uno de los clientes, y fijar dos límites de crédito inamovibles. Si el cliente rebasa el primer límite, entonces se deben tomas las medidas necesarias para corregir el desequilibrio. Si el cliente rebasa, a pesar de las medidas, el segundo límite, entonces hay que congelas toda operación futura hasta que se devuelva su saldo por debajo del primer límite.

2. Cerciorarse de la existencia física del cliente
Por muchas susceptibilidades que se puedan herir, hay que comprobar la existencia física y los datos de cada clienta así como su regularidad frente a las autoridades (fiscales y administrativas). Los datos más recomendables para depurar son:nombre del responsable o apoderado legal, dirección fiscal y de contacto, teléfono, fax, correo electrónico y CIF.  Un extra: compronar si están dentro de algún fichero de morosos.

Continúa |Cómo combatir la morosidad empresarial