Economía

Cómo arrendar tu vivienda sin peligro

Depositphotos_10615699_m

Si tienes una segunda vivienda y quieres rentabilizarla como inversión, tu mejor oportunidad es alquilarla. Desde luego, tomando los recaudos necesarios para que tu casa no se vea habitada por inquilinos morosos… Y es que en este reino de la imagen, en las fachadas más selectas se ocultan las peores intenciones. No se trata de recibir un curso de economía ni de pagar grande comisiones, sino de actuar con prudencia y sentido común.

Fichero de Inquilinos Morosos. Antes de poner tu piso en alquiler, revisa estas listas que incluyen a personas que dejaron adeudos en otras propiedades (viviendas y locales) y morosos registrados en el BOE e incluidos por bancos o aseguradoras. Su consulta tiene un costo de 10 euros, y cada una de las personas incluidas en ellos tiende adeudos comprobados con una antigüedad de hasta seis años.

Avales. Una de las formas de asegurarse un alquiler seguro es solicitar un aval bancario. Se trata de una cantidad que cubre una o varias mensualidades, y que se deposita en una financiera, de manera que el dueño puede recurrir a ella si el inquilino cae en impagos. Los expertos recomiendan pedir este aval con la vigencia máxima de los contratos de alquiler: 5 años.

Sociedad Pública del Alquiler (SPA). Un organismo dependiente del Ministerio de Fomento que realiza todos los trámites para la selección del inquilino y la firma del contrato de arrendamiento. Además de que gestiona todo posible problema con el inquilino, y arregla los desperfectos que existan en la vivienda al final de la ocupación.

Seguros de alquiler. Tienen un precio anual cercano al 4% de la renta del alquiler, con un mínimo de 150 euros anuales. Una buena inversión, pues además de la gestión del alquiler y la relación del inquilino, permitir recibir el alquiler si el inquilino deja de pagar.